Historia de la Orquesta Sinfónica

Desde mediados del siglo XIX, la música que se presentaba, en la mayoría de los casos, era traída por compañías españolas e italianas que ofrecían zarzuelas y trozos de óperas. El Teatro Municipal se inauguró en 1845, oyéndose por primera vez el que sería el Himno Nacional de José Ignacio Sanjinés, con la música de Leopoldo Benedetto Vincenti. Este fue el inicio de la presentación de música europea en Bolivia. En 1847, se presentó la primera ópera, “L’elisir d’amore” de Donizetti. Esta fue una iniciativa local.

En 1862, se estrenó la zarzuela “Amor de niño”, con texto de Isaac Tamayo y música de César Núñez, así como el Himno Paceño de Eloy Salmón, con el texto de Ricardo G. Bustamante. No con mucha frecuencia pero regularmente, se presentaba opera. En 1909, se escuchó por primera vez completa la ópera “Aída”, y otra vez en 1925.

En 1907 se había fundado el Conservatorio Nacional de Música, que dio lugar a que hubiera músicos profesionales. Antes de esa fecha, sólo las catedrales y las iglesias tenían coros y conjuntos instrumentales; para toda otra actividad musical se contrataba músicos, coros y solistas. Después de la fundación del conservatorio en 1907, se formaron conjuntos orquestales como el que dirigió el maestro Pietro Bruno. La primera orquesta fue la del Conservatorio Nacional de Música, cuyo primer director fue José María Velasco Maidana y después Manuel Benito Sagárnaga, Velasco Maidana fue también el primer director de la Orquesta de Radio Illimani.

En un intercambio cultural, el gobierno alemán le dio a Velasco Maidana una beca para visitar la radio de Berlín; en 1938, regresó a Bolivia trayendo consigo bailarines y músicos. En 1940 conformó la Orquesta Nacional de Conciertos y realizó el estreno boliviano de su obra “Amerindia” en 1942. Esta orquesta fue la semilla de la Orquesta Sinfónica Nacional. En 1943, hizo una gira con la Orquesta de Cámara a Buenos Aires, Lima, Cuba y México. La Orquesta Sinfónica Nacional se fundó el 6 de abril de 1945 por Decreto Supremo N° 297, dictado por el presidente Gualberto Villarroel y a iniciativa del músico Mario Estenssoro. Su primer director fue Erich Eisner.


Erich Eisner

Erich Eisner nació en Praga en 1897. De 1921 a 1923 se desempeñó bajo la dirección del maestro Bruno Walter. Inició su carrera como director de orquesta en 1923, en el Stadttheater de Landshut, Austria. De 1924 a 1933 dirigió las orquestas de 6 ciudades en Alemania y Austria. En 1933 se prohibió la actuación de músicos judíos en público. En 1938, año en el que ya se hizo imposible permanecer Alemania, logro refugiarse con su familia en Inglaterra. En ese momento, Bolivia era el único país que daba visas a la gente que salía de Alemania y Eisner tenía amigos aquí. Llegó en 1939. Entre sus nuevos amigos estaban los renombrados pianistas Mario Estenssoro y Humberto Viscarra Monje y la poetisa Yolanda Bedregal. El gobierno le encargó organizar la carrera musical de la Escuela Nacional de Maestros en Sucre. Allí fundó un impresionante coro de 265 voces. Los miembros de la Sociedad Filarmónica de Sucre, con profesores y alumnos avanzados de la Escuela, así como algunos inmigrantes, ensayaron bajo la batuta de Eisner. El ministro de Educación y Bellas Artes le pidió que hiciera una gira de conciertos por La Paz, Cochabamba y Oruro.

En 1944, por iniciativa de Mario Estenssoro y del Ministro de Educación y Bellas Artes, el mayor Jorge Calero, el gobierno llamó a Eisner a La Paz, encomendándosele la fundación de la Orquesta Sinfónica Nacional, la instrucción de sus miembros, la creación y educación del público y la enseñanza en el Conservatorio Nacional de Música. La Orquesta Nacional de Conciertos, fundada por José María Velasco Maidana, le sirvió de base inicial, no había músicos profesionales. Eisner rebuscó entre los académicos europeos exiliados y entre profesionales que tocaban un instrumento. Como primer maestro de conciertos, hizo venir de la Escuela de Maestros de Sucre al argentino Osvaldo D’Amore. Encontró ayuda en el mayor Antonio Montes Calderón, director de la Banda Militar, quien le sería un gran refuerzo y fiel amigo, y que lo sucedió como director. Eisner remplazó instrumentos que faltaban por otros, pero para algunos no había los músicos. Hacía milagros para reproducir un sonido semejante con otros instrumentos; Modesto Calderón, clarinetista, fue el único que a esta altura podía tocar el oboe. Los ensayos fueron interminables. No existían partituras y Eisner se hizo mandar de Estados Unidos partituras de bolsillo que él copió a mano.

Muchos otros músicos fueron presentados por la Orquesta Sinfónica y sus obras instrumentadas por Eisner, algunos fueron Humberto Viscarra Monje, Jorge Parra, José Lavadenz, Armando Palmero, Belisario Zárate, Teófilo Vargas, Simeón Roncal, Eduardo Caba y Rogers Becerra, uno de sus discípulos en Sucre.

Gracias a la infatigable energía y esfuerzo de Eisner, la Orquesta Sinfónica Nacional debutó con 50 músicos frente al público paceño el 18 de julio de 1947. El primer programa fue la obertura de “Los Cantores” de Wagner, la obertura de la “Quinta Sinfonía” de Tchaikovsky y la obertura de “La coronilla” de Teófilo Vargas.

Entre 1947 y 1955, Eisner dirigió más de 200 conciertos y presentó a todos los grandes compositores nacionales y extranjeros. En todos los conciertos, siempre, estuvieron llenas las salas.


La Orquesta Sinfónica Nacional en la actualidad

Por Decreto Supremo N° 25625, de 17 de diciembre de 1999, dictado por el Presidente de la República Hugo Banzer Suárez, la Orquesta se constituye en ente Descentralizado, bajo la dirección de David Händel.

El dinámico director David Händel —director de la Orquesta Sinfónica desde 1997 hasta 2012 desarrollo una extraordinaria reputación como innovador del escenario orquestal, cambiando la cara de la Orquesta Sinfónica. Además de ser Director de la Orquesta, era un hombre orquesta. Lo primero que hizo fue fomentar la creación de la Fundación de la Orquesta Sinfónica Nacional, que maneja todo lo relativo al funcionamiento de la Orquesta y de los conciertos y los financia. De sus principales preocupaciones fue que la Orquesta tuviera su teatro propio y es precisamente ese sueño el que se consolida con la entrega del Centro Sinfónico Nacional (Ex Cine La Paz), el día 1 de agosto de 2002, a través del Decreto Supremo N° 26725, de 30 de julio de 2002, dictado por el Presidente de la República Jorge Quiroga Ramírez.

En la actualidad y luego de un inédito y democrático proceso de selección liderado por el Ministro de Culturas, el flamante Director Titular de la Orquesta Sinfonica Nacional.


La primera mujer en asumir la dirección de la Orquesta Sinfónica Nacional de Bolivia

Blanca Roxana Piza Mancilla Boliviana de potosi - Villazón, nacida un 10 de febrero de 1961. Liceciada en Auditoria, Contadora General, Diplomada en Altos Estudios Nacionales, Magister en Seguridad Defensa y Desarrollo, aportando al pais con su obra de tesis "Diseño de Politicas y Estrategias para la Defensa, Preservación, Difunción del Folklore Nacional"; Magister y Catedratica en Educación Superior y Universitaria; Docente Militar, escritora de nueve libros académicos y un libro sobre Expresiones Folkloricas, invesitagadora de nueve ritmos folklóricos en Bolivia

Con una amplia experinecia en el ambito Profesional y Docente. Con Multiples Reconocimientos y Condecoraciones entre los que se destacan:

"Franz Tamayo" (2017)

"Artista con identidad Boliviana" Tokio-Japón (2017)

"Galardon Titicaca" (2017,2016,2015,2014,2013,2012)

"Paceño de Oro" (2017), entre otros reconociminetos y Galardones.

Multifacética, Canta-Autora, Folklorista, Artesana. Cuenta con 10 placa discográficas en las cuales 4 producciones discográficas son como solista:

"DESTE QUE FUISTE" (2005)

"MI CANTO PARA HACERTE SOÑAR" (2008)

"SANGRE MINERA" (2013)

"PALOMA LIBRE - SUMA URPHILA" (2017)

ARTISTA EXCLUSIVA DE DISCOLANDIA, realizó varias giras a nivel nacional e internacional, sin duda una artista de talla mundial.

Un Nuevo reto

LA MINISTRA DE CULTURAS Y TURISMO, Lic. Wilma Alanoca posesionó a la Lic. Aud DAEN Blanca Roxana Piza Mancilla como directora General Ejecutiva de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) de Bolivia, constituyéndose en la primera mujer en ocupar ese cargo. «Es un día histórico. Es la primera vez que una mujer asume la dirección de la Orquesta Sinfónica Nacional, institución que pronto cumplirá 73 años. Debo resaltar la labor de los diferentes maestros y resaltar que con un proceso transparente, democrático y oportuno ahora la historia hace justicia, tenemos una nueva directora», dijo Alanoca en un acto desarrollado en el Centro Sinfónico Nacional. Según un boletín institucional, la flamante directora asumió el cargo con tres desafíos importantes: la administración transparente, oportuna y confiable de la OSN, la difusión de la cultura musical y la mejora de condiciones de los músicos que son el patrimonio vivo del país.

VISIÓN

Ser la institución cultural fuerte y modelo en su campo, auto-sostenible, a través de la creación de un patrimonio propio y perdurable en el timepo, capaz de apoyar en el desarrollo artístico a las diferentes expresiones musicales nacionales e internacionales.

MISIÓN

Promover el desarrollo institucional, artistíco y el profesionalismo de los Músicos que componen la Orquesta Sinfónica Nacional, a través de la difución de musica compuesta por artistas nacionales e internacionales, para contribuir la desarrollo cultural del país.

Nuestra Dirección